A Mal Tiempo Buen Periné

Share Button

Si hablamos de circunstancias en el año que afecten a nuestros músculos del suelo pélvico como la tos o el estornudo automáticamente pensamos en la primavera en la que las alergias hacen de las suyas. Pero existen otras estaciones en las que nuestros músculos están supeditados a las condiciones meteorológicas.

Ahora en otoño la lluvia y el frío aumentan las urgencias miccionales, es decir, las ganas de ir a orinar y la frecuencia entre micciones.

Todos esto es normal y fisiológico, es como cuando nos metemos en la ducha y nos dan ganas de hacer pipi o igualmente cuando abrimos un grifo y nos dan ganas de orinar. Y se debe a varios hechos fisiológicos.

Uno de ellos es que cuando hace frío, en general, los músculos se contraen y dado que la vejiga es un globo muscular donde se almacena la orina , pues también se contrae. De forma que si tenemos la vejiga con una cantidad de orina suficiente para una micción pueden aparecer las ganas de orinar e incluso podemos sentir una gran imperiosidad. El hecho de tomar líquido frío también puede producir una sensación parecida.

Por otra parte, durante el invierno , la sudoración disminuye con lo que el líquido que en verano se excreta por la piel en invierno se elimina vía vesical y solemos tener la vejiga un poco más llena.

La explicación por la que nos entran ganas de orinar cuando oímos agua y la vemos correr es diferente, tiene que ver, con un reflejo condicionado que estimula el Sistema Nervioso Parasimpático (SNP), que tiende a ser más activo en los momentos de calma y descanso. El SNP es el que controla la apertura del esfínter interno de la uretra. Según algunos antropólogos, hace muchos años, en la época prehistórica, cuando los hombres primitivos llegaban a una zona abastecida con agua procedente de ríos, se relajaban y respiraban tranquilos al haber encontrado agua no estancada que pudieran beber y no intoxicarse por los gérmenes presentes en ella. De ahí que cuando escuchamos sonidos calmantes de agua corriente, nos relajamos lo suficiente como para hacer que el SNP envíe mensajes al esfínter interno, diciéndole que se puede abrir y dejar salir el contenido de la vejiga.

Pero éstos, son contextos fisiológicos.

Lo que perpetúa y agrava la urgencia es la debilidad de los músculos del suelo pélvico. Si no están lo suficientemente fuertes como para poder mantener nuestro esfínter uretral externo cerrado cuando además de la contracción de la vejiga hagamos un esfuerzo grande que aumente la presión intrabdominal se producirá un escape.

Aunque no sea lo más correcto , las mujeres y los hombres con urgencia miccional beben poco y orinan muy frecuentemente, ante la mas mínima sensación de necesidad miccional van al baño y luego en la consulta nos refieren que van al baño con muchísimas ganas pero luego orinan dos gotitas.

Suelen ser aquellas personas que tienen un “radar detector de w.c.”; tal cual llegan a un sitio hacen un reconocimiento del lugar para ubicar el baño.

Esto no sería un problema muy serio si se mantuviera siempre igual , pero no, tiende a empeorar. ( en el cuerpo darle mal uso a algún órgano o víscera significa que en un futuro alteraremos la función). Si no somos capaces de retener una cantidad fisiológica de orina en la vejiga su capacidad cada vez se reduce más alejándonos poco a poco de la función natural y social de esta pequeña víscera: es el lugar de almacenamiento de la orina, gracias a esto nuestra función social de relación es perfecta ya que orinamos cuando queremos o cuando las circunstancias sociales lo permiten.

Por esta razón la alteración de esta función merma tanto nuestra calidad de vida, porque nos recluye en casa y nos somete a salir sólo a aquellos sitios donde tengamos los baños controlados. Además el componente emocional de estrés y ansiedad empeora estas contracciones con lo que la preocupación de pensar que no voy a llegar a un baño a tiempo o que no lo voy a encontrar agravaría los síntomas.

Por medio del calendario miccional podemos controlar estos síntomas.

En él vamos a anotar la hora y la cantidad de lo que bebemos y orinamos y así podremos hacernos una idea de cada cuanto tiempo vamos a orinar y si la cantidad es apropiada. Está claro que ir al baño cada media hora esta bastante lejos de ser lo correcto o hacer dos gotitas de pipi pensando que teníamos muchísimas ganas .

Con toda la información que nos aporta este calendario podremos intentar repartir las veces al día que bebemos, de una forma homogénea y reducir las tomas al final de la tarde. Y espaciar los momentos en los que vamos a orinar intentando estar seguros de que tenemos una necesidad miccional que justifique nuestro deseo de ir al baño.

En conclusión lo que se debe hacer es intentar no darle rienda suelta a las ganas de orinar dentro de unos límites fisiológicos y estando entretenidos será la mejor forma de conseguir espaciar esas micciones.

Share Button

¡Ah! ¿Pero hay otra forma de empujar?

Share Button

Los fisioterapeutas especializados en la recuperación del suelo pélvico no nos dedicamos exclusivamente a la recuperación y al tratamiento de la incontinencia urinaria. También nos encargamos de preparar a la mujer embarazada durante todo el proceso de gestación y el parto , para que todos aquellos músculos implicados en este momento vital sufran lo menos posible y de esta manera reduzcamos al máximo el número de secuelas postparto puesto que sabemos que el embarazo , junto con el parto son unos de los factores de riesgo mas importantes para desarrollar incontinencia urinaria.

Así, estaba el otro día en la consulta y una de las mujeres a las que le ayudamos a prepararse para el parto me dijo: -“Ayer le consulté a mi ginecólogo si podría utilizar para dar a luz la forma de empujar que habíamos entrenado con mi fisioterapeuta”. “La respuesta de mi ginecólogo me dejó sin palabras”: – “ ah, pero ¿hay otra forma de empujar?”

Sí , sí hay mas formas de empujar y unas lesionan más los tejidos que otras.

Sigue leyendo

Share Button

¡Volvemos a hablar de Suelo Pélvico! – ¡No sin mi tronco!

Share Button

¡Hola de nuevo! Después del periodo vacacional volvemos a empezar el curso cargados de energía y con ganas de retomar todo aquello que nos mantiene saludables. Retomamos la alimentación sana, el deporte…etc. y qué mejor manera de volver a cuidarnos que pensando en nuestro suelo pélvico.

Hace unos meses una paciente nos escribió unas palabras sobre su experiencia personal con respecto a una de las técnicas con la que trabajamos en el centro. Creo que es motivador y vale la pena leerlo… seguro que después de leído todos desempolvaremos “una cosita” que tenemos debajo del sofá…

Agradecemos a Mª Ángeles Romero por su generosidad en el tiempo dedicado y por querer compartir con nosotras su experiencia.

Buena vuelta para todos.

Sigue leyendo

Share Button

Esos Locos Cacharros

Share Button

Bolas chinas, conos vaginales, vibradores, masajeadores íntimos…da igual como los llamemos todos sabemos a qué nos referimos. Podemos encontrarlos de todas las formas, tamaños, colores, materiales…y ya no sólo se venden en los “sex shop” sino también en las farmacias. Su estética ha sido adaptada a los nuevos lugares de venta y a la demanda por parte de mujeres modernas e inquietas que desean tener una vida más saludable y plena.

Así mismo, como conocedores de la anatomía femenina, los ginecólogos también recomiendan a sus pacientes el uso de estos dispositivos.

¿Pero realmente sabemos cómo usarlos, cómo recomendarlos y en qué casos? ¿Podríamos considerarlos herramientas para la reeducación del suelo pélvico?

En este punto deberíamos marcar ciertas pautas.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, siempre que haya patología se debe recomendar que la paciente acuda al especialista que podrá pautar el tratamiento más adecuado después de una valoración. Pero si hablamos de prevención tal vez sea más recomendable el uso de un vibrador que de una bola china.

Aparatos vaginales

El masaje realizado con un vibrador tiene los efectos positivos del orgasmo: la mejora de la lubricación vaginal; la estimulación de la musculatura lisa de la vagina responsable del cierre vaginal (lo que aumenta las sensaciones durante la penetración); la contracción de la musculatura lisa y estriada durante el orgasmo que mejora el trofismo de los tejidos; y además la liberación de oxitocina que como todos sabemos tiene importantes efectos positivos en el organismo. Todo esto se traducirá en una mejor calidad del suelo pélvico.

En lo que a las bolas chinas se refiere debemos saber que, si las usamos como ayuda para la reedcuación, sólo se emplea una . Por esta razón algunos laboratorios nos ofrecen dispositivos vaginales que pueden variar su peso y que se usan de uno en uno. Su modo de empleo debe ser meticuloso y tener en cuenta las siguientes recomendaciones.

Para empezar no se deben usar sin una valoración previa en la que se compruebe que esa musculatura que debe soportar la bola no esté demasiado debilitada y vaya a empeorar con su uso, o que el grado de abertura vaginal sea tan grande que la mujer no sea capaz de sujetar la bola y esto le genere gran frustración.

Pero cómo usarlas…se oyen muchas cosas…pocas tienen que ver con la fisiología y la histología del suelo pélvico…

No se deben usar pidiendo que la mujer cierre la vagina. Ésto no tiene sentido si sabemos que la mayor parte de las fibras de los músculos del suelo pélvico son posturales. Las fibras musculares posturales o tónicas se caracterizan por ser fibras lentas que se fatigan poco. Su función principal es la de mantener o dar estabilidad, sujeción y soporte de otras estructuras durante la bipedestación garantizando una correcta contención visceral. El cierre de los esfínteres durante ciertos momentos como la tos o el estornudo son actividades musculares relacionadas con fibras rápidas, mucho más fatigables y en número mucho menor que las anteriores.

Su uso correcto empieza por una correcta colocación. Se introduce la bola (sin demasiado lubricante para que no se resbale) y se tira del cordón para asegurarnos que ha quedado bien colocada, ni muy dentro ni muy fuera. A continuación se le recomienda a la mujer que esté aproximadamente cinco minutos con la bola puesta mientras anda o realiza cualquier actividad en bipedestación. Si durante este tiempo la bola no se ha salido espontáneamente la mujer podría tolerar aplicaciones más largas. El máximo que se recomienda al día es de 20 minutos pero si la bola se cae será necesario acortar los tiempos con la idea de no fatigar demasiado el músculo.

Las estadísticas con respecto al uso de las bolas chinas no son, a día de hoy, muy claras y menos si no son utilizadas y pautadas por un experto.

Por otra parte, ciertos estudios dicen que sí que aumentan la fuerza de los músculos del suelo pélvico y otros añaden como efecto beneficioso de las bolas chinas la mejora de la lubricación de las paredes vaginales.

En definitiva, todas estas cuestiones que hemos planteado, se relacionan con la búsqueda creciente de una mejor calidad de vida “perineal” …

Share Button

Fisioterapia del suelo pélvico, un largo camino por recorrer

Share Button

¡Hola!, en este nuevo post nos gustaría compartir nuestras impresiones con respecto a la profesión que ejercemos y su situación en España.
Para empezar debemos aclarar que hoy por hoy las especialidades en fisioterapia no están reconocidas oficialmente, a pesar de la existencia de profesionales con un alto grado de especialización y dedicación en un ámbito determinado (fisioterapia en pediatría, traumatología, neurología, cardiología y ap. Respiratorio, ginecología, obstetricia, urología y proctología).
Lo que sí es una realidad es que el fisioterapeuta recién graduado “sabe de todo y no sabe de nada”. Cuando acaba la carrera empieza un largo recorrido de curso de postgrado en curso de postgrado para completar su formación, y de trabajo en trabajo para ir ganando experiencia profesional. Como en medicina y en enfermería, un fisioterapeuta no puede saber de todo. La lista de enfermedades y sus secuelas, susceptibles de mejorar con tratamiento de fisioterapia, es infinita. Es imposible que un fisioterapeuta esté al día de los tratamientos más adecuados para cada una de ellas. Sigue leyendo

Share Button

¿Eres Estreñido? Fisioterapia para evitar el Estreñimiento Crónico

Share Button

Si alguien te hace esta pregunta, ¿cuál sería la respuesta?. En nuestro día a día en la consulta hacemos esta pregunta a los pacientes cuando vienen por primera vez, e incluso de manera sistemática durante toda su evolución. Lo más frecuente es que respondan que no son estreñidos, pero cuando concretamos y pedimos más datos sobre sus hábitos defecatorios, la mayoría de las veces llegamos a la conclusión de que sí lo son.

¿Y por qué la primera respuesta es un NO?. Porque, por una parte, no tenemos claro qué es ser estreñidos y por otra, todos consideramoselestreñimientocomo una patología que no requiere de un tratamiento específico que no se pueda resolver con una alimentación equilibrada o un laxante; y a no ser que estemos en el caso extremo de llevar más de 5 días sin ir al baño, ir un día sí y otro no, nos parece normal y no nos saltan las alarmas. De hecho la mayoría de las personas que sufrenestreñimientono buscan más allá de la solución que les aportan los cereales, los yogures o los laxantes que anuncian en la tele.

Pero la realidad, es que a todo el mundo no le funciona el llevar una alimentación equilibrada, rica en fibra, hidratarse bien, etc. El estrés y los hábitos menos saludables alteran el transito intestinal, haciendo cada vez más difícil la evacuación y teniendo que empujar . Los empujes diarios dañan, a largo plazo, los músculos del suelo pélvico, los debilitan y aumentan las probabilidades de sufrir incontinencia urinaria, fecal o prolapsos viscerales. Por eso son muchos los que hacen uso de manera más o menos frecuente, en función de la gravedad delestreñimiento, de laxantes. Son un remedio momentáneo, pero a largo plazo no podemos tomarlos como primera opción para una solución definitiva. El uso desmesurado de laxantes puede producir problemas de malabsorción de nutrientes o fenómenos de acomodación.

…y cuando ya los laxantes no nos funcionan, ¿qué?

Es aquí donde la fisioterapia tiene algo que aportar reeducando y redirigiendo las presiones que dañan los músculos que cierran la parte baja del abdomen.

Este Vídeo trata sobre cómo paliar el estreñimiento en casaCentro de Fisioterapia Pelvi Perineal Beatriz Cosgrove

Pero primero vamos a describir un poco en que consiste elestreñimientopara luego poder entender mejor lo que el tratamiento de fisioterapia puede hacer.

Sigue leyendo

Share Button

¡¡¡ Hola !!!!

Share Button

Con este saludo al mundo del blog, empezamos una nueva aventura estimulante y al mismo tiempo inquietante. Ponerla en marcha es un reto que esperamos nos satisfaga a todos.

Estamos deseosas de compartir, de conoceros, de que nos conozcáis y, sobre todo, de avanzar en este mundo que nos apasiona… el del suelo pélvico.

Somos Beatriz y María, fisioterapeutas especializadas en la reeducación del suelo pélvico. Esta elección dentro de la fisioterapia no ha sido por casualidad, sino fruto de la pasión que nos han sabido transmitir a lo largo de los años, los profesionales de los que hemos aprendido, como Lydia Serra, Marcel Caufriez, Sara Esparza, Chantal Fabre-Clergue, Luc Guillarme, Philippe Villeneuve, etc…

También queremos mencionar al Dr. José A. Espinosa, Dr. Fernando Itza, Dr. Eric Bautrant, Dra Constanza Ciriza, Dra. Esperanza Tomás-Moro, Dra. Sandra Sánchez, Dr. Argimiro Collado Serra, Dr. Juan I. Martínez Salamanca, Dr. Ramón Usandizaga, Dr. Javier Sáenz Medina, Dra. Olga García Domínquez, Dra. Elena San Miguel, Dr. Pavan Jaswani, Dña Begoña Caldera Brea, Dña Belén Gómez… entre otros. Profesionales todos ellos especializados en campos como la ginecología, la urología o la proctología…etc, pasando por la osteopatía y la kinesiología. Ellos nos prestan su conocimiento y saber hacer, enfocando la misma realidad desde otros puntos de vista y enriqueciendo, a su vez, nuestra práctica diaria.

No queremos olvidarnos de agradecer a los alumnos, que nos aportan frescura con sus planteamientos y que nos hacen esforzarnos y seguir en la búsqueda de nuevos caminos terapéuticos ayudándonos de esta forma a ser mejores docentes, y por qué no decirlo, mejores personas.

Por supuesto no podemos dejar a un lado a los pacientes, que con el tiempo muchos de ellos terminan siendo amigos. Son personas de gran fortaleza, que deciden dar un paso adelante para encarar un problema que es difícil de asumir, y que a pesar de las dificultades afrontan con gran entereza y optimismo, alimentando con ello nuestras ganas de seguir adelante en el trabajo diario.

Por último en estos agradecimientos queremos incluir a nuestras familias y amigos por su apoyo incondicional desde los comienzos, hace ya unos años, hasta donde estamos hoy. Un apoyo inestimable, fuente de fortaleza y ánimo.

La información de este blog pretende ser divulgativa además de profundizar en contenidos más técnicos. Va a ser una tarea difícil al querer implicaros a todos, vengáis de donde vengáis, pero lo afrontamos con ilusión.

Contamos con vuestras opiniones y vuestra colaboración.

Beatriz y María

Share Button