¿En qué podemos ayudarte?

Mujer

El suelo pélvico se compone de músculos, ligamentos y tejido conectivo que sostiene los órganos pélvicos.

Estos son: la vejiga, la vagina, el útero y el recto. Cuando el suelo pélvico se debilita por factores desencadenantes como el envejecimiento, la menopausia, el embarazo y parto, obesidad, tos crónica, estreñimiento, ciertas disfunciones del suelo pélvico pueden desarrollarse.

Estas disfunciones pueden conllevar la pérdida de orina, el prolapso, la dificultad para orinar o para evacuar e incluso el dolor. Todas aquellas disfunciones del suelo pélvico que son consecuencia de una alteración en los músculos o ligamentos del suelo pélvico son susceptibles de mejorar con la fisioterapia.

Hombre

Aunque en menor proporción que las mujeres, los hombres sufren también alteraciones en su suelo pélvico no menos invalidantes.

En este caso, son más frecuentes las secuelas propias de la prostatectomía, el dolor pélvico crónico asociado a un síndrome miofascial del suelo pélvico o cirugía digestiva reconstructiva.

Desde la fisioterapia existen numerosas técnicas que ayudan a minimizar las secuelas de cualquiera de estas patologías y mejorar considerablemente los síntomas.

Embarazo y maternidad

Suelo pélvico, abdominales y embarazo son términos que están íntimamente relacionados, ya que estos grupos musculares están muy solicitados durante el embarazo y el paso del bebé por el canal del parto.

Es importantísimo por tanto trabajar el periné durante este periodo y sobre todo, tomar conciencia del mismo (percibirlo, sentirlo, saberlo localizarlo…..). Cuanta más información y conocimiento tengamos de nuestro cuerpo mejor afrontaremos ese gran momento que es el parto.

De la misma manera, el trabajo muscular realizado durante el embarazo minimizará las secuelas en el postparto permitiendo a la mujer vivir este periodo de una forma más plena.

Suelo pélvico en forma

Mantener una buena forma física acompañada de un buen estado de salud minimiza los efectos del paso de los años y reduce las probabilidades de aparición de ciertas patologías.

Un suelo pélvico sano es sinónimo de: buen tono abdominal, buen funcionamiento de nuestro tubo digestivo, relaciones sexuales satisfactorias… y sobre todo buen nivel de satisfacción íntima y personal.

Mejorando tu suelo pélvico, mejoras tu futura salud.

En esta página web queremos facilitar una orientación sobre la fisioterapia del suelo pélvico, en ningún caso pretendemos hacer un diagnóstico médico de su patología. Para más información se puede poner en contacto con nosotros a través de la web o por teléfono.